An Open Letter to Eduardo García Valseca

Circulating in San Miguel de Allende and its constellation is a letter written by a San Miguel businessman to Eduardo Garcia Valseca, the famous and rich kidnap victim featured in Dateline’s dramatization which aired earlier this month.

 

This letter is circulating widely – for those who read Spanish, offers a
different truth.

Estimado Don Eduardo García Valseca,

Es cierto que nuestro País no vive sus mejores horas. El clima de inseguridad y
violencia se ha ahondado en algunas ciudades de nuestro México, y tiene a
ciudadanos de las mismas, en la zozobra y el miedo permanente. Es cierto, que la
guerra contra el crimen organizado y el narcotráfico ha sido más costoso de lo
imaginado y desde luego, de lo deseado. Nadie nos dijo que para rescatar al País
de manos de este terrible cáncer iba ha ser tarea sencilla, pero nadie puede
decir, y menos desde la comodidad del extranjero, que no habremos de vencerlo y
legarle a nuestros hijos un México sano y en paz.

Quienes hemos, a pesar de todo, decidido apostar por este País, seguimos aquí en
esta hermosa tierra invirtiendo, generando empleos y trabajando mucho para que
nuestro entorno común se mejoré.

Yo, Señor García Valseca, vivo en la ciudad más bella del Planeta: San Miguel de
Allende. Reconozco, por supuesto, que, a pesar de que esta es una ciudad segura
y sin violencia, existen algunos problemas ligados con la seguridad.

Estuve enterado de los terribles hechos que Usted y su familia vivieron durante
su secuestro. Como muchos sanmiguelenses, durante los meses de su cautiverio,
estuve consternado y afligido por su salud, su vida y el bienestar de los suyos.
Creame que su drama fue el de la ciudad. Miles de personas como yo (que sin
conocerlo, ni Usted a nosotros) imploramos y rezamos por Usted y por su hermosa
familia.

Nos dio enorme felicidad su rescate y nos consterno, también, enormemente
enterarnos el plagio de Gustavo su empleado.

Hemos en todo momento como sociedad, rechazado la violencia y los abominables
acontecimientos del que Usted y los suyos fueron víctimas. Sabemos también, que
nadie, lamentablemente, estamos a salvo de esos desgraciados y sin embargo, le
seguimos apostando a nuestro México y a nuestro hermoso San Miguel.

No deseo que lo que Usted vivió lo viva nadie más. Me da rabia saber que haya
gente con ese nivel de maldad, capaz de someternos a todos al miedo y la
fragilidad colectiva.

Supe que Usted y su familia abandonaron San Miguel y se mudaron a vivir al
extranjero. No los culpo, ni los juzgo. Sin embargo, estimado Señor Eduardo
García Valseca, cuando la noche del pasado 6 de marzo los ví a Usted y a su
esposa en el horario triple "A" de una famosa televisora mundial, referirse a mi
País y a mi ciudad como lo hicieron, mi solidaridad y mi compasión hacía Ustedes
se rompió.

Jamás imagine que se prestarán a un "reality show" de esa categoría, nunca
imagine el grado de traición que Usted nos propagaría a todos quienes hemos
decidido seguir dando la cara por nuestro País. Usted no ofendió al gobierno,
nos ofendió a los que aquí vivimos, a los ciudadanos de a pie que rechazamos los
actos delictivos y abominables que Usted vivió de junio del 2007 a febrero del
2008, pero que también, y de igual manera, rechazamos categóricamente el
"reality" que por televisión monto.

De verdad cree Usted que con sus dichos, van a mejorar las cosas en México?

Cree Usted que, con ello se evitará que otras personas y familias como la suya
vivan una experiencia tan dramática y dolorosa como la que Ustedes vivieron a
partir de su secuestro?

Sabe Usted cuántas familias se quedarán sin comer y sin empleo por sus dichos,
los cuales, lejos de solucionar un problema que vivimos, afectan nuestra imagen
y con ello, a la industria turística de la cual vivimos en San Miguel?

Usted ya vendió su rancho "los charcos"? De no ser así, dudo mucho que lo venda,
luego de la "inmejorable" y saludable promoción que nos ha hecho.

Porque referirse así de nosotros los mexicanos? Lo que Usted tiene, lo que su
padre el Coronel generó fue gracias a este gran País lleno de retos y
contrastes, problemas y alegrías y personas que sin huir, seguimos trabajando
por nuestro México, Usted por qué lo desprecia?

Omitió decir que a cambio de su libertad, dejo en prenda a Gustavo
su colaborador y que fue el gobierno federal y la agencia antisecuestros de este
terrible País (por cierto, la misma vilupendiada agencia que a Usted lo rescato,
porque no fue ni CNN ni CBS, ni el gobierno de EUA) quienes lo rescataron varias
semanas después de que Usted huyo. La omisión fue producto de la desmemoria o de
la ingratitud?

No toleró la violencia, ni el odio que esta puede llegar a provocar, pues
enferma a la sociedad, tanto como la mentira.

En el programa Usted mintió o se olvido de narrar las múltiples veces que, de
manera prepotente y ventajosa Usted fue a amenazar y a burlarse del señor Oscar
Gutierrez del Bosque, mientras este se encontraba preso en el CERESO de San
Miguel, quizá por que su plagio estuvo mas bien ligado a un ajuste de cuentas y
no a un fenómeno social general como Usted inexactamente describió?

El EPR (Ejercito popular revolucionario) tuvo que ver con su secuestro?

Disculpe Usted el atrevimiento al cuestionarle cosas que deberían ser de índole
privada, pero Usted decidió hacerlo público. Quisiera saber también cuanto ganó
económicamente por el "show" en cadena mundial, es decir, cuanto le pago la
cadena televisora por "su verdad" o me va Usted a decir que lo hizo por mutuo
propio?

Finalmente, deseo expresarle que como yo, cientos sanmiguelenses hémos decidido
suscribir un Manifiesto público de rechazo a sus falsas e inexactas
apreciaciones sobre San Miguel de Allende, pues las m
ismas nos están provocado
un terrible daño (adjunto texto).

Invitamos a los turistas mexicanos y extranjeros a visitarnos y con ello,
comprobar la tranquilidad y belleza de esta ciudad patrimonio de la humanidad y
la hospitalidad de sus habitantes.

Le reitero mi solidaridad para Usted y su familia ante la difícil situación que
vivieron durante y después de su secuestro. Hago patente mis respetos para Usted
y lo suyos, y también le exijo que no falte a la verdad y deje de hacerle daño a
un Pueblo que tanto le ha dado.

Sinceramente,

Juan Carlos Alvarado
Restaurante Bar "el Pescao"
San Miguel de Allende, Gto.
México

Dateline makes me ashamed to be an Estadounidense. Juan Carlos Alvarado makes me proud to be a Mexican.

 

Advertisements

Uncle Sam’s Hysteria

The U.S. government tells its employees to avoid unnecessary travel along the border and in parts of Michoacán. Now it’s “authorized the departure of the dependents of U.S. government personnel from U.S. consulates in the Northern Mexican border cities of Tijuana, Nogales, Ciudad Juarez, Nuevo Laredo, Monterrey and Matamoros until April 12.” What, the U.S. government was holding the family members of government personnel hostage? And after the window for their departure closes on April 12, they’re stuck in Mexico? Just what is it that I’m missing here?

Earlier this week, more than a few friends called, shaking in their boots over Dateline’s dramatization of a 2007 kidnapping of a very wealthy Mexican in San Miguel de Allende, his family’s retreat to somewhere within an hour of Washington, D.C., and a whopping big fiesta they threw for select friends and Dateline’s film crew upon a quick trip back to Mexico. Even though the Washington Post and Marie Claire stories, more than a year and a half after the victim’s release, made it sound as if the family was now living in the witness protection program, ZabaSearch turned up their whereabouts in Gaithersburg, Maryland. They’re on the speaker circuit, calling themselves “well-positioned to speak about the geo-political implications of the Mexican drug trade, cartels and terrorists on border safety and U.S.-Mexico relations.”

Amidst all of the media’s attempts to frighten the daylights out of everyone living in Mexico, life goes on here in Michoacán. Today is a federal holiday, and Costco and Mega were packed to the gills with shoppers. The shopping centers were filled, and Starbucks had its usual crowd.

Billie Mercer and her husband Ned, Texans transplanted to San Miguel de Allende, flouted those warnings about highway dangers as they drove north to the border, going straight through the badlands. And did they ever see plenty of action—men playing golf, kids playing baseball.

Please, someone, tell the U.S. government and the U.S. media to chill.

 

Technorati Tags: ,